Esa tarde...

Este post está inspirado por lo narrado por Dane aquí: http://on.fb.me/YnCTft

Tenía unos 13 o 14 años, estaba con mi uniforme de colegio y junto a mis amigos  jugábamos  a las escondidas cerca al Parque Los Bomberos.
Yo intentaba esconderme en un muro cuando siento un pellizco en mi nalga izquierda, al voltear me di cuenta que había un tipo tirado en el piso mirando debajo de mi falda y sacando su asquerosa mano de ella, yo estaba aterrada y el tipo solo atinó a decir "que lindo potito tienes mamita" aterrada salí corriendo, no supe cómo reaccionar, qué hacer o qué decir, yo solo era una niña, que en ese momento vivía por primera vez una demostración de acoso callejero.
Sentí asco, pero no se lo conté a nadie, ni siquiera a mi mamá porque sentía vergüenza de lo sucedido, hasta me sentí sucia.
Luego de ese encuentro y mucho tiempo después he tenido "la suerte" que no vuelva a pasar una agresión a mi dignidad de ese modo, pero cuando camino por la calle no he tenido la "misma suerte". 
He tenido que escuchar frases terribles, miradas y muecas obscenas cuando paso por la calle, yo trato de no hacer caso, de olvidarme que estos tipos están cerca, que lo único que quieren es escupir su ignorancia y vulgaridad que lamentablemente todas estamos expuestas sin quererlo ni pedirlo.
Trato de que no me moleste, de que no me afecte, pero a veces es imposible. Muchas veces he respondido con un insulto o con una mirada de desprecio intentando que mis palabras le calen los huesos y les haga sentir mal, pero sé que, -lamentablemente- no lo he conseguido.

¿Qué podemos hacer cuando nos pasa esto?
¿Porqué tenemos que soportar un acoso de esta magnitud?

¿Cuándo será el día que nos sintamos tranquilas al caminar en la calle sin escuchar o mirar estas vulgaridades?

Solo espero que algún día estas preguntas sean resueltas y poder, por fin, sentirme segura al caminar por la calle.

4 comentarios:

Elmo Nofeo dijo...

Ahora que las cámaras son los dispositivos omnipresentes, éstas deberían servir para poner en evidencia a cada uno de esos subnormales (como aquél que grababa a las chicas en Gamarra) y hacerlos pasar por el escarnio público en las redes sociales.

Ese serían un gran comienzo.

Fiorella Figueroa dijo...

Me parece genial tu idea querido Elmo, por algo se tiene que empezar, esto no puede ser una situación que una tenga que "asimilar" no me parece justo.

Bsos

Munani dijo...

No hay golpe más fuerte y denigrante que el que te hacen a tu dignidad. Lo curioso es que aveces ni es necesario la mano para que ese golpe te lastime. El acoso quita libertad, siempre hay que denunciarlo si no es por uno mismo por los que vienen detrás. Un abrazote!

Fiorella Figueroa dijo...

Completamente de acuerdo contigo querido Munani.
Un bso

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...