Lo que nunca se debe repetir

Cuando eres niño, usualmente, tus padres no quieren que estés enterado de las malas noticias, tratan de "maquillar" lo que sucede en tu casa, familia o país de alguna manera ingeniosa.
Como por ejemplo, cuando mi hermana y yo eramos niñas y vivíamos de apagón en apagón (por que el terrorismo volaba las torres de luz) tratábamos de disfrutar la noche, jugábamos con mamá y nos íbamos a dormir temprano las tres.

Pero una noche no se pudo "disfrazar" más la información. 

Era 1992 y mi mamá trabajaba en ENTEL PERÚ (ahora se llama Telefónica) mi mamá tenía mucho tiempo trabajando en esa empresa, aprovechaba mucho las horas extras, porque para ser sinceros, ese ingreso extra para una madre soltera siempre es conveniente. 
Una de esas noches mi mamá decidió salir temprano, no a las 9pm como acostumbraba, sino a las 7 y llegó a casa para estar juntas.
 A las horas nos enteramos que había explotado un coche bomba en la Av Tarata - Miraflores, que los cuerpos calcinados, mutilados y enterrados por los edificios destrozados eran innumerables, que la gente lloraba alrededor esperando encontrar a sus familiares, y que una vez más el terrorismo había logrado sacudir nuestros nervios sintiéndonos presos de sus acciones de horror.

La oficina de mi mamá estaba a la espalda de Tarata.

Es increíble que al pasar de los años se haya logrado "olvidar" lo que ensombreció a nuestro país. El terrorismo señores, jóvenes, chicos, existió y a pesar de que Abimael Guzmán (cabecilla de Sendero Luminoso y otros seguidores de él y su doctrina) estén presos no significa que su ideología lo esté.
No confiemos en "ideas nuevas y rebeldes" que te pueden hacer sentir que su objetivo es crear lo mejor para el país, es totalmente lo opuesto; no nos llenemos la cabeza pensando que el levantamiento de armas o la lucha contra los "ricos y poderosos" se lograría de esa manera. Todos formamos una país que se levanta y cae, pero siempre tratando de alcanzar objetivos. No ensombrezcamos una vez más con terror, con odio, con violencia.

Todos somos parte del Perú, crezcamos como sociedad, como país, como personas con visión y planes a futuro. Eduquemos a nuestros hijos, hablemos con nuestros hermanos menores, para que conozcan lo que pasó y lo que no debe volver a suceder. 

9 comentarios:

Daria dijo...

Siento tantísima vergüenza ajena por esos que son de los 90's (como yo) y no sepan anda de eso. Yo jamás lo supe por mi familia (al menos en esos años), precisamente como tú dices, porque los padres no te van a hablar de eso, de hecho era yo una bebé o muy niña como para darme cuenta o tener algún recuerdo. Sin embargo cuando lo supe en el colegio (en primaria) lo tomé digamos como un tema más, con la importancia debida pero sin mayor profundidad. En quinto de secundaria nos mandaron a leer un libro de Santiago Roncagliolo y me llamó mucho la atención, por lo que al año siguiente leí "La Cuarta Espada", del mismo escritor. Realmente llama la atención y hace que nos demos cuenta.

Repito, me da vergüenza cómo no pueden reconocer a Abimael Guzmán por foto. Espero no dejen que se repita algo que con tan sólo leerlo espanta, no quiero ni imaginarme viviendo eso.

Saludotes!

Oscar C. OKIPERU ® dijo...

¡Bien Fiorella!

Bueno, digan lo que digan, yo sí las puse al día a mis hijas con respecto a ese tema. Es algo duro, feo y hasta cierto punto grotesco, pero es la triste realidad que le tocó vivir a mi generación... la generación coche-bomba.

Saludos.

Caƒeιnomana dijo...

La falta de comunicación y educación por parte de los padres y como no por parte de las instituciones educativas sean colegios, institutos o universidades, han puesto en vergüenza esta nueva generación, que no saben ni siquiera quien fue este sujeto y todo el daño y terror que ocasiono en nuestro país.

Elmo Nofeo dijo...

Yo estaba en La Begonias con un cliente cuando estalló el coche bomba que volo el BCP de Juan de Arona.

Por otro lado, cuando el Estado permite que los delincuentes de cuello y corbata sigan haceindo sus faenones, los asesinos se paseen libermente, la pobreza extrema signifique morir de hambre y los niños del sur sigan muriendo de frío, da pie a que la población de indigne (lo cual está bien) y que se subersione (lo cual está mal).

Fiorella Figueroa dijo...

Hay tanto qué hacer, la política, la educación y la misma sociedad tenemos que ponernos en acción para que este terrible suceso no se vuelva a repetir.

Graias por sus comentarios

Bsos

Munani dijo...

Yo nací en el 90 y aún me acuerdo como a mis 7 años el MRTA había tomado la Embajada de Japón y ya a esa edad sabía que era algo malo pero recién ahora entiendo la magnitud del daño, lo que originó el problema y las posibilidades de que pueda volver a ocurrir. No hay que olvidar.

Imberbe_Muchacho dijo...

cuando tenia 6 años, recuerdo el tema de las colas de alan, la leche Enci, la limiotacion al comprar leche, la falta de cosas basicas de la canasta del hogar: azucar, leche, pan. Recuerdo todo esto y me dio rabia ver ganar a Alan en el 2006

Recuerdo tambien el terrorismo, los coche bombas, lo que paso en Canal 2, en Tarata, los toques de queda, las batidas. Y la verdad me da miedo pensar que todo esto se pueda repetir. Con lo dee Alan ya paso, asi que ya no descarto nada que pueda repetirse en este pais de locos

Fiorella Figueroa dijo...

No MUNANI nunca hay que olvidarlo.

IMBERBE yo también lo recuerdo, fue una etapa muy triste. En verdad no imagino vivirla de nuevo, espero que esto no suceda.

Gracias a ambos por pasar, bsos

Georg dijo...

Te confirmo que tu página figura entre las de mi blogroll, me gustaría que modificaras el enlace antiguo a mi blog Trans (music) lation por éste otro www.transmusiclation.com

Muchas gracias de antemano por tu ayuda y comprensión :)

PS: No pretendo que publiques este comentario con el fin de hacerme publicidad, simplemente es para pedirte la modificación, así que si una vez hecha quieres eliminarlo lo entenderé perfectamente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...